Receta: Hamburguesas de espinacas

¡Cómo me encanta experimentar en la cocina! Por norma general suelo tener un listado enorme de platos que quiero probar a hacer y por otro lado una lista de ingredientes para irlos comprando en el supermercado cuando voy.

Pues esta receta la tenía en mente desde hace tiempo y le tenía unas ganas increíbles porque aunque parezca raro (como con el brócoli) nunca, repito NUNCA había probado las espinacas.
¿Quieres saber que me parecieron? Pues a continuación te cuento…

Ingredientes (para 8 hamburguesas):

* 500gr. de carne molida de ternera.
* 1 plato hondo de espinacas (si son congeladas tendrás que descongelarlas la noche anterior a hacer la receta).
* 1 cebolla mediana.
* 2 dientes de ajo.
* Abundante orégano.
* Abundante pimienta negra.
* Abundante eneldo.
* Una pizca de sal.

 

¡Comenzamos!

 Picamos lo más pequeño que podamos la cebolla entera y los dos dientes de ajo. Lo colocamos todo en la sartén con un chorrito de aceite de oliva virgen extra y cuando veamos que se empieza a dorar lo retiramos del fuego para volcarlo en un bol.

Posteriormente usamos la misma sartén para poner las espinacas y cocinarlas un poco. Yo no les añadí aceite porque eran descongeladas y con el mismo agua que iban soltando se iban haciendo. Si en tu caso son espinacas frescas ponles un poquito de aceite y vete removiéndolas para que no se peguen.

Cuando veas que más o menos se han cocinado un poco (5 minutos o así) ponlas en el mismo bol que la cebolla y mezcla todo bien.

Cuando la cebolla, los dientes de ajo y las espinacas estén bien revueltos añadimos la carne de ternera cruda y vamos removiendo para que queden todos los ingredientes bien mezclados.

Luego añadimos todas las especias (el puñado de orégano, eneldo, pimienta negra, la pizca de sal) y seguimos removiendo para que toda la masa coja un buen sabor.

Una vez tengamos una pelota, vamos cogiendo puñaditos, amasamos bien, hacemos una pelotita y luego la escachamos para que quede con forma de hamburguesa.

(En mi caso tenía por casa este invento de plástico blanco comprado en Aliexpress que aproveché para estrenar y de paso me sirvió para hacer este paso mucho más rápido ya que la medida de la hamburguesa es perfecta y encima la escacha muy bien para que no se deshaga).

CONSEJO: Yo las hice por la tarde, las coloqué en una bandeja (separando una hamburguesa de otra con papel transparente para que no se pegaran) y las dejé en la nevera toda la noche para cocinarlas a la mañana siguiente. Esto es un paso optativo, se pueden hacer y sobre la marcha cocinarlas pero mi consejo es prepararlas con tiempo porque al no usar pan rallado ni harina y al ser los ingredientes frescos se desarma más rápido pero si les da el frío de la nevera se compactan mejor.

Le ponemos a la bandeja una hoja de papel para horno, colocamos las hamburguesas encima y las metemos al horno, a temperatura máxima durante 10 o 15 minutos (como digo siempre vayan vigilándolas porque no todos los hornos son iguales).

Si sueltan un poco de agua es normal e incluso como dije en la receta de las albóndigas de berenjena nos viene bien porque como no usamos aceite el agua que sueltan ayuda a que se vayan haciendo mejor.

¡¡¡Y listo!!! Ya tenemos unas riquísimas hamburguesas de espinacas muy sabrosas que al hacerlas nosotros mismos sabemos lo que llevan y por lo tanto lo sanas que son. Además podemos congelarlas y tener siempre en el congelador para un apuro. Yo las acompañé con unos pimientos de padrón y me encantó la mezcla de ambos sabores.

Recuerden que si tienen cualquier duda, idea, si quieren que les ayude a transformar una receta “no sana” en una sanísima, etc… pueden hacerlo a través de los comentarios de esta entrada o en cualquiera de mis redes sociales: Facebook, Instagram o Twitter.

¡Hasta pronto estilosos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *