¿Por qué no consumes más #avena?

Hoy me gustaría hablar de la reina de los cereales, la avena, ya que a raíz de la receta cacahuete porridge que subí hace unos días muchos han sido los que me han preguntado sobre sus características y demás beneficios.

La avena es el cereal que más proteínas, vitaminas, hidratos de carbono y nutrientes contiene. Por todo eso se recomienda tomar por la mañana ya que aporta una gran energía al cuerpo para comenzar el día y deja la sensación de estar saciados, así evitaremos los atracones entre horas.

También por eso es muy recomendable para las personas que padecen de diabetes ya que con este alimento evitamos los picos de glucosa y estabilizamos el azúcar en sangre.

Mantiene el colesterol a raya gracias a los aminoácidos que contiene y previene el cáncer relacionado con las hormonas (cáncer de mama) por contener lignanos y fitoestrógenos.

Al contener fibra ayuda al tránsito intestinal evitando el estreñimiento. Además absorbe los líquidos del cuerpo como diurético natural, cosa que nos ayuda a perder kilos o mantener el peso. 

Aumenta la libido y la fertilidad, durante el embarazo ayuda al desarrollo del feto y en la lactancia aumenta la producción de leche materna aportándole un extra de vitaminas y minerales.

Como extra, les contaré que el diario Independent recogía una investigación en la que se hizo un seguimiento de las dietas de más de 100.000 personas, monitorizándolas durante más de 14 años. Todas ellas estaban sanas en 1984, pero cuando se volvió a hacer un seguimiento en 2010 se vio que más de 26.000 personas habían fallecido. La excepción residía en la alimentación: aquellas que habían tomado cereales integrales, como porridge, arroz integral, maíz o quinoa parecían protegidos de varias enfermedades, particularmente de ataque al corazón. De hecho, los científicos averiguaron que por cada 28gr de cereales integrales al día (un bol pequeño de este plato) el riesgo de muerte se reducía un 5% y los ataques al corazón, un 9%.

¿Necesitas más motivos para añadir avena a tu alimentación? ¡Estás tardando en hacerlo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *