Polen de abeja

Sé que muchísima gente se estará preguntando porque hoy hablo del polen de abeja sin saber posiblemente que este se puede consumir… ¿Cómo? Si, lo que leen, el polen es un gran complemento que deberíamos de añadir todos a nuestra alimentación.

Me resulta increíble descubrir como la naturaleza nos pone a nuestra disposición tanta cantidad de productos sanos y cómo nosotros no conocemos ni una cuarta parte de ellos (me incluyo). Así que si quieres conocer más acerca del polen de abeja ¡sigue leyendo!

La verdad es que el polen es una de las sustancias con más componentes beneficios para el ser humano que he visto hasta ahora, los nombro rápidamente para que no resulten muy pesado:

Enzimas: diastasa, amilasa, catalasa, diaforasa, dihidrogenasa láctica, pectasa, fosfatasa y sacarosa.

Vitaminas: A, D, E, B1, C, K, colina y rutina.

Minerales y oligoelementos: sodio, potasio, magnesio, calcio, aluminio, hierro, cobre, cinc, manganeso, plomo, sílice, fósforo, cloro y azufre.

Por si se lo están preguntando, es muy fácil de digerir ya que pasa directamente del estómago al flujo sanguíneo y más todavía si es consumida sola.

¿Para qué consumirlo? Es un buen ayudante si quieres recuperar las fuerzas después de haber estado enfermo, en caso de fatigas o cansancio crónico/semicrónico, para recargar pilas con la entrada de la primavera o del otoño (que a algunos deja ko), para anemias o en general para esos momentos en los que te sientes más débil. Para que lo entendamos fácilmente, el polen de abeja aumenta la producción de hemoglobina, es decir, renueva la sangre.

También sirve para prevenir la gripe, ayuda al hígado e incluso baja los niveles altos de colesterol y en casos de menstruación o menopausia baja la inflamación en los tejidos ayudando a calmar los dolores.

Aumenta el nivel de concentración, la memoria y la motivación en general. Consumido con regularidad puede ser de gran ayuda para las personas mayores por el aporte de energía que da, al igual que para combatir la irritabilidad , ansiedad o depresión.

¿Cómo consumirlo? Normalmente recomiendan media cucharadita para los niños a partir del año y hasta tres completas para adultos durante el día. Es más recomendable tomarlas fuera de las comidas o ingerirlas con alimentos que contengan enzimas y nutrientes vivos como el yogur o zumos de frutas recién exprimidos.

Tengan en cuenta que el polen de abeja se considera un hidrato de carbono así que yo siempre recomendaré tomarlo por la mañana para luego quemarlo durante el día.

Yo uso este que compre en un centro comercial y lo consumo como comenté antes, una cucharada pequeña en un yogur a media mañana. Normalmente dejo que repose un poco para que se afloje un pelín y el yogur coja más sabor.

Si quieren saber cualquier cosita pueden preguntármelo aquí abajo en los comentarios o en cualquiera de mis redes sociales:

Facebook, Instagram o Twitter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *