Pasta, ¿si o no?

Si queremos una alimentación sana no podemos dejar de lado la pasta. Es un carbohidrato que nos ayuda a tener una buena digestión ya que es digerida más lentamente que otros alimentos y esto hace que el cuerpo absorba mejor los nutrientes.


Estos nutrientes ayudan al rendimiento intelectual gracias a la glucosa que componen.
También mejora el rendimiento físico ya sea antes o después de hacer ejercicio porque aportan energía y sacian el hambre.


Es un alimento bajo en grasas así que si se toma en las cantidades adecuadas no engorda, ¡fuera mitos! y encima, suele ser un artículo de los más baratos que podemos encontrar en los supermercados.

– ¿Cuál es la cantidad adecuada? Una taza, ni más ni menos.
– ¿Cuántas veces a la semana? 3 veces en semana aunque también podemos añadir una pequeña porción a diario. 

Eso si, debemos comer pasta a mediodía ya que nos aporta energía y luego de comer solemos seguir en movimiento. Si la tomamos de noche no la quemamos y corremos el riesgo de que se convierta en grasa. Así que eso es lo más importante, consumir pasta durante el día, antes del atardecer.

Consejo: lo mejor es no abusar de la nata o del queso ya que esos alimentos si aportan calorías a la pasta si son en grandes cantidades. 
Se puede hacer una salsa de verduras (tomate fresco, aceitunas, especias o mezcla de verduras) para acompañar este plato.

En mi caso yo prefiero la pasta integral, ésta es más baja en calorías, mejora el tránsito intestinal y es una fuente de energía haciéndonos a la vez sentirnos más saciados. Además contiene vitamina E, antioxidantes y fibra, lo que previene enfermedades del corazón, diabetes, entre otras.

Además, recuerden que si la consumen lo mejor es que tomen de primer plato una sopa o una ensalada y de segundo la pasta, así le aportaremos al cuerpo todo lo que necesita de una manera sana y responsable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *