Intolerancia al gluten

En los últimos tiempos hay muchas personas que han tenido que dejar de consumir gluten porque les ha afectado en menor o mayor medida.

Por eso hoy les hablo un poco de ese tema para que entiendan mejor de lo que se trata, les doy unas ideas y les hago alguna recomendación…

El gluten es una glucoproteína que se encuentra en cereales como el trigo, la cebada, el centeno, la espelta o la avena. De manera más sencilla diré que el gluten es el encargado de dar elasticidad a la masa de la harina que junto con la fermentación logran que el pan coja volumen y una textura esponjosa.

Hay cuerpos que no disponen de las enzimas necesarias para poder digerir esta proteína (el gluten), por eso se produce una indigestión o problemas intestinales.

De esta manera puedes ser:
– Intolerante al gluten: enfermedad autoinmunitaria, permanente y crónica. Estas personas, también llamadas celíacas, están predispuestas genéticamente a ser intolerantes y nunca van a poder absorver bien los nutrientes de estos alimentos pudiendo sufrir de diarrea crónica, hinchazón abdominal, estreñimiento, náuseas y vómitos, anemia, erupciones cutáneas, dolor de cabeza, alteraciones del esmalte dental, raquitismo, fracturas espontáneas…

– Alérgico al gluten: esta afección puede aparecer a cualquier edad desde el lactante hasta una persona mayor y se presenta como respuesta inmunológica de hipersensibilidad. Los síntomas sin inmediatos y muy bruscos que pueden ir desde un sarpullido en la boca hasta un cuadro de choque anafiláctico.
Otros síntomas son: vómitos, dolor abdominal, diarrea, sangrado digestivo, asma, tos, laringitis, rinitis, conjuntivitis, urticaria, edema, dermatitis atópica…

– Sensible al gluten: esta es de las más nuevas afecciones que han aparecido en relación al gluten. Las personas que la padecen no pueden ser clasificadas de intolerantes ni de alérgicas pero aún así esta proteína les hace enfermar causándoles: dolor persistente en la zona abdominal, diarreas frecuentes, accemas, dolor de cabeza, fatigas y confusión, estreñimiento, náuseas y vómitos, anemia,  adormecimiento o dolor de las extremidades…
Al tener síntomas tan comunes hay que realizar al paciente seis pruebas determinantes en el diagnóstico.

Tratamiento: en el caso de la intolerancia y alergia hay que dejar de tomar gluten y por lo tanto todos los productos que llevan esta proteína. En cambio en el caso de la sensibilidad se suele poner una dieta donde se elimina el gluten para luego reintroducirlo. Aún así en todos los casos se debe de acudir a un médico para que haga las pruebas pertinentes.

Gracias a la época en la que vivimos y la cantidad de casos de gente a la que el gluten no le sienta bien las marcas se han concienciado y hay muchos productos en el mercado libres de esta proteína.

Y hace poco para mi alegría (no tengo ningún problema con el gluten pero intento tomarlo solo puntualmente porque mi estómago es muy sensible) he descubierto que para los que estamos en Canarias tenemos un supermercado online que poco a poco va sumando más y más productos.

Se llama Rakeliza, llevan desde el 27 de enero repartiendo alegría a los hogares de los celíacos canarios y tienen un trato con los clientes de sobresaliente tanto a través de Facebook como de Twitter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *