Alimentos que ayudan a concentrarte

Yo creo que todos hemos tenido momentos en los que pagaríamos para estar más concentrados en determinadas circunstancias, ¿verdad?

Muchas veces tenemos que estudiar, que escribir, que preparar alguna exposición, etc y hasta observar los movimientos de una mosca nos parece una fiesta, ¿a que si? Yo reconozco que soy de ese tipo de persona… por eso hace tiempo que me interesé en averiguar cómo mejorar mi concentración o más bien qué alimentos podían ayudarme en mi objetivo y posiblemente se sorprenderán de lo que descubrí.

Si quieres aumentar tu concentración y dejar de perder el tiempo te alegrarás de leerme hoy porque te voy a dar un listado de alimentos que te ayudaran a tener todos tus sentidos en lo que estás haciendo.

Aguacate, salmón y sardinas: ambos son ricos en ácidos grasos Omega 3.

Arándanos (y frutos del bosque): esta fruta a parte de ser antioxidante tiene fitonutrientes que fortalecen la memoria a largo plazo, tienen vitamina C y ayudan a activar las enzimas que protegen el cerebro.

Avena: este alimento en cambio mejora la memoria a corto plazo y es rica tanto en vitamina B1 como en grasas saludables.

Huevos: los aminoácidos de la yema y la vitamina B mejoran la capacidad de atención (pero cuidado que en exceso puede causar colesterol).

Leche y yogur (desnatados): la vitamina 12 que contienen es fundamental para proteger y mantener las habilidades cognitivas, evitando el deterioro mental.

Nueces y almendras: estos frutos secos mejoran la capacidad intelectual al contener fósforo.

Plátano: la vitamina B6 que contiene ayuda a la producción de neurotransmisores como la serotonina o la dopamina que ayudan a la concentración.

Manzana: siempre y cuando te la comas con cáscara ya que esta contiene un potente antioxidante que hace que estudies con eficacia.

Zanahoria: no solo mejora la piel sino también aumenta la capacidad de retención.

Chocolate negro: aumenta el flujo de sangre que va al cerebro lo que hace que aumente el estado de alerta y la claridad mental.

Legumbres: tienen alto contenido en proteínas y ácido fólico, lo que mejora la memorización.

Cebolla: facilita el trabajo cerebral por su contenido en fósforo, desintoxica y depura el organismo. Combate estados de aturdimiento o como yo suelo decir “embotamiento” y activa la circulación lo que favorece la oxigenación de la sangre.

Por último e independientemente de esos alimentos hay otros consejos que pueden ayudarte a que no se te haga tan pesado concentrarte mientras estudias o trabajas:

No tomes alimentos pesados antes de comenzar, come lo que necesites para quedarte bien pero sin caer en la gula porque las digestiones pesadas por norma general dan cansancio y mucho sueño.

Mastica tranquilamente e intenta que el rato en el que comes sea placentero, así tu mente se despejará durante unos minutos y tu estómago recibirá bien los alimentos, evitando de paso que sufras de ansiedad o hambre y estés cada 10 minutos levantándote.

– Bebe mucha agua durante todo el día. Mantener el cuerpo bien hidratado ayuda un montón.

– Una correcta postura en una silla cómoda ayuda bastante y facilita mucho las cosas a la hora de concentrarse. Si tu cuerpo está cómodo perderás menos tiempo moviéndote, quejándote y evitarás acabar de mal humor.

– Intenta que la mesa o el espacio donde tienes que trabajar o estudiar esté ordenado, visualmente distrae menos un entorno despejado, limpio y en armonía.

Evita los azúcares, ya sea en bollería, alimentos o bebidas, ya que tienden a alterarnos y ponernos nerviosos, cosa que debemos evitar porque es justo todo lo contrario a lo que buscamos.

Mis redes sociales:

Facebook
Instagram
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *