¡Adiós! a las salsas ¡Hola! a las especias

¡Buenas tardes!
¿Cómo va esa vida sana? ¿Comenzando?
 
Echando la vista atrás yo creo que una de las piedras que me encontré cuando decidí empezar el camino de comer sano fue el condimento de las comidas.
En mi caso estaba acostumbrada a echarle salsas a todo, a la ensalada, a la carne, a las papas guisadas, al poco pescado que comía… Pero hay que tener en cuenta que la mayoría de salsas contienen grasas, azúcares, sodio y proteínas.

¿Solución? Fácil, ¡¡¡hacer salsas caseras, usar frutos secos, semillas y especias!!!

Al principio pensamos que no va a ser lo mismo pero yo doy fe de que las especias pueden transformar el sabor de la comida de una manera impresionante y sana. Además la mayoría tienen múltiples beneficios para nuestra salud.
 
Yo me lo tomo como un juego, cada vez que voy al supermercado compro un botito (suelen variar de 0’80€ a 1’50€), así he conseguido acumular unos cuantos y a la hora de cocinar me acerco al mueble donde los tengo todos e improviso.
Probando es como se sabe si ‘pega’ o no con lo que hemos hecho así que posiblemente alguna que otra vez no nos guste la mezcla pero bueno, como todo en esta vida es cuestión de fallar hasta encontrar la especia adecuada.
Normalmente en el mismo bote te suele decir para que se usa, ya sea para ensaladas, verduras, carne o pescado y sino está internet peeero si soy sincera, yo lo leo y luego como dije antes, voy improvisando porque aunque quizá una especia sola no sea para un tipo de carne si mezclo dos o tres quedan perfectas, así que ¡a jugar!


¿Sueles usar especias? ¿Cuál es tu favorita?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *